lunes, 8 de junio de 2015

VIGÜELA


"Siempre nos ha gustado escuchar las músicas "de antes". Generalmente, de una forma romántica, nos hemos creado un ambiente idílico imaginario donde poder encuadrarla. En el mundo rural, la vida campesina, todo tan bucólico... tan poco real como la reinterpretación y la recreación de la misma música.

La reinterpretación de la música "de antes" hoy, generalmente no se hace de acuerdo a los parámetros, los conceptos y los códigos con los que siempre se ha hecho. Existe una forma de entender y comprender esta música trasmitida generacionalmente. Hablamos de formas de hacer música anteriores a las nomenclaturas musicales y el lenguaje musical actual como hoy es entendido por la academia.

La musicalidad y el habla con su melodía particular (propia de cada sitio), como la forma de decir las cosas con su entonación correspondiente, se aprende a lo largo de la vida. Esto se hace por necesidad para poder formar parte y comunicarte con la comunidad a la que pertenecemos.  

Después de algún tiempo preguntándonos por qué la música que hacemos ahora cuando queremos remedar lo de antes no suena igual, hemos llegado a la conclusión de que ahora no utilizamos ni los mismos códigos, ni el mismo concepto de lenguaje musical que se usaba antes.  

Al trabajar sobre estas nuevas formas, el ritmo, el compás y la métrica dejan de tener protagonismo, siendo más importantes las melodías y sobre todo los acentos musicales que encierran estas. Los repertorios son importantes, pero lo es más aún con que estilo se usa ese repertorio. Las melodías dejan de pertenecer a canciones y pasa a tener más importancia el o los estilos con los que se pueden interpretar".



No hay comentarios: