miércoles, 31 de diciembre de 2008


ALOLLANO

En un tiempo en que la música popular tradicional está agonizando, hay un bloque de canciones que nunca deben morir. Alollano recupera el "tesoro de la música popular tradicional", lo que en el repertorio tradicional merece ser rescatado y nunca debe ser olvidado.

A lo largo de los últimos años, a partir de la publicación del primer CD en 2002, el grupo vocal e instrumental Alollano se ha ido configurando como un conjunto de voces e instrumentos con un perfil bien definido, tanto en la conjunción de voces como en la cohesión técnica y funcional con los músicos e instrumentos. Plural en procedencias, edades, vocaciones y talantes, el conjunto logra una notable homogeneidad para cumplir el objetivo que se ha propuesto: interpretar y reproducir por un nutrido conjunto de voces unisonales, con algunos guiños corales y unos arreglos instrumentales discretos, pero muy cuidados, lo que colectivamente ha sido cantado durante cientos de años por nuestros mayores en la corriente viva de la tradición popular. Los cuatro discos interpretados por el Grupo Alollano para el sello RTVE Música, La tonada del cardo (2002), Las vueltas que da el mundo (2003), Del olor de la hierbabuena (2004) y Al son del agua que corre (2006), el libro-disco "Son las nueve" editado por la "Fundación Villalar" y la amplia repercusión que han despertado sus actuaciones en directo son muestra de la buena acogida que está teniendo la labor del grupo en la recuperación de la música popular de tradición oral para la memoria colectiva.
La canción tradicional siempre fue una actividad común. Las interpretaciones de Alollano respetan y recuerdan esta forma tradicional, tan olvidada en las recuperaciones de estilo folk, e invitan a que la gente aficionada siga cantando colectivamente.

Miguel Manzano ha regresado a la actualidad de la que nunca se había retirado en lo que ha sido su ocupación principal, la música popular de tradición oral, con las credenciales que siempre le han distinguido: las de ser un músico sensible, erudito y creativo y dominar como nadie él amplio mundo de la canción popular y tradicional en todos sus códigos. Recopilador de abultadas colecciones de la canción tradicional de las tierras de Castilla y León, autor de múltiples composiciones: More Hispánico, Salmos para el pueblo, obra para piano, piezas para órgano, repertorio coral de varios grupos.

Investigador y profesor con un círculo temático que va desde las amplias introducciones musicológicas a sus cancioneros, hasta disertaciones y conferencias sobre los más variados temas relacionados con la música popular tradicional.
En la paz de su residencia de Morales del Vino, lejos de las alharacas y tributos que tienen que pagar quienes dependen del arte como comercio o necesitan dedicarse a cultivar y promocionar su propia imagen, Manzano dedica muchas horas netas, sin interrupción a labores de investigación, creación y arreglos musicales. Está embarcado actualmente en composiciones de nuevas músicas para dulzaina, piezas para órgano ibérico y obras para coro y otros instrumentos.

Tiene transcritas más de 10000 canciones tradicionales en los quince tomos de cancioneros correspondientes a León, Burgos, Zamora y Castilla y león. Ha tenido
intervenciones memorables en un buen número de congresos nacionales e internacionales relacionados con la música de tradición oral.

Estamos ante uno de los compositores más plurales y formados del panorama actual de un campo muy amplio de la música española.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Como coral me parece impresionante, pero en cuanto al folklore popular castellano me parece un atenado.

Careceré seguramente de cultura musical, pero oyendo el tratamiento que el grupo da a las canciones tradicionales castellanas, casi preferiría que se perdieran para siempre.

Siendo de la sierra de Gredos, tierra ganadera y de trashumancia hacia pastos extremeños donde desde siempre he oído a los antiguos del lugar cantar entre otras las canciones de “Ya se van los pastores” y “Quítate niña” (refiriéndose a una pastorcilla en lugar de un pastor)y siempre con instrumentos muy básicos ó incluso sin nada, me ha dado dolor oírlas con esa mezcla de instrumentos y voces que para como dije antes para dar recitales de música sacra ó similar me parecen impresionantes, pero para el folklore popular no me parecen unos arreglos muy acertados. Hay momentos que de tan buenas que son las voces no se entiende la letra .