domingo, 28 de septiembre de 2008

VALLARNA/ El vino viejo en barricas nuevas








Tres castellanos y un cántabro se conocen en las míticas sesiones de los jueves en la Cervecería Maeloc, en Valladolid. Pronto les une su interés por el viejo repertorio de dulzaina, por las jotas y rondas de Castilla y de Campoo, y por los productos de la tierra. En 2007 forman Vallarna, una banda que toca música tradicional sin prejuicios, tal y como es, tratando de revelar su fuerza natural sin concesiones de ningún tipo. Su repertorio se nutre de piezas originarias para dulzaina (“Las habas de Bercero”, “El corrido del Tío cerillas”…), canciones tradicionales de Castilla (“La cigüeña”, “La charrada de los perros”…) y de Cantabria (“Los que rondan son los mozos”, “Amores he tenido”…). Su técnica instrumental y sus arreglos vocales, plasmados en impactantes revisiones de los clásicos del folclore (“El puente de Aranda”, “Tienes unos ojos, niña”), les han hecho merecedores del primer premio en el Concurso Escenario Prau 2008. Javier Román, el Niñu, es un conocido rabelista y violinista de Reinosa, además de un carismático cantante. Formó parte del desaparecido grupo L’arca de sueños y en la actualidad es miembro de la revelación folk del norte de la península: Naheba. Arturo Rodríguez, dulzainero originario de Palencia, es un excelente intérprete de instrumentos tradicionales de viento, como el pito, la gaita charra o la gaita de fole sanabresa. Ha pertenecido al grupo Zagalejo y ha grabado con importantes músicos castellanos como Joaquín Díaz. Jesús Enrique, Chuchi, es uno de los más serios referentes de la guitarra acústica en Castilla y León. Miembro del grupo folk A Gramalleira, es también un reputado cantante y guitarrista de rock, como viene demostrando hace tiempo con su banda Vestigio. Carlos Martín Aires es un guitarrista y bouzoukista que proviene del ámbito de la música celta. Actualmente forma parte de Awen Magic Land, y ha colaborado con artistas de la talla de Celtas Cortos, La Mari de Chambao, o el cantautor bretón Maxime Piolot.

No hay comentarios: