jueves, 29 de diciembre de 2011

JOSÉ MANUEL FRAILE Y MARCOS LEÓN/ 16 de marzo

"Gran parte del amplísimo repertorio que integró el romancero y cancionero tradicionales del mundo hispánico, tuvo como escenario el ciclo festivo anual que, aunque regido por las fiestas y el santoral católico, respondía a los cambios estacionales que sabiamente jalonaban las festividades religiosas. La siembra y la recolección de los cereales eran saludadas por los agricultores con cantos cuya cadencia y ritmo libre se ajustaban a tan penosas fatigas. La traída al lugar de árboles corpulentos, cuya envergadura ponía a prueba la fortaleza de los mozos, se acompañó siempre con cantos colectivos que animaban a izar los troncos o que celebraban en rueda la plantada del árbol que venía a traer desde el umbroso y feraz bosque, la fertilidad al suelo urbano donde simbólicamente se trasplantaba. Pero no sólo la traída y alzado en la plaza de estos verdes colosos era saludada con cánticos, el cancionero celebró también la humildad de plantas como el romero que se llenó de virtudes mágicas cuando la virgen tendió en sus picudas hojas los pañales del mesías. De tan amplio y variado arriate, intentaremos escoger un manojito de ejemplos que van desde los enrames a las fuentes y el izado de las jogueras del cantábrico, hasta las danzas del alosnero pino en Huelva, pasando por las rondas de mayas madrileñas o las enramadas sanjuaneras del Aliste zamorano."

JOSÉ MANUEL FRAILE GIL

Nacido en Madrid. Tras de una breve etapa dedicada al campo de la Arqueología, ha consagrado su quehacer al estudio de la Etnografía en general, y muy especialmente a los campos de la Etnoliteratura y de la Música Tradicional. Realizó varios cursos y campañas de Encuesta y formación con el Seminario Menéndez Pidal, de Madrid, bajo la supervisión de Diego Catalán Menéndez Pidal. Y viene siendo colaborador habitual del Instituto de las Identidades salmantino, del Centro de Documentación Etnográfico de Castilla-León, del Departamento de Literatura de la Universidad de Cádiz, y de otros organismos punteros en el estudio de la tradición oral en todas sus facetas. Entre otras menciones recibió en 2003 el Premio Nacional de Folklore Agapito Marazuela.
En el campo del Romancero ha publicado entre otros, el Romancero Tradicional de la Provincia de Madrid (Madrid, 1991) y el Romancero Tradicional de Cantabria (Santander, 2010). Tomando como base documental su archivo sonoro, preparó la Primera Antología Sonora Del Romancero Tradicional Panhispánico (Salamanca, 1992), y una Segunda Antología de reciente aparición (Torrelavega, 2010); en ambas antologías se reúnen materiales recogidos en todas las áreas donde ha vivido hasta ha poco el romancero tradicional: Hispanoamérica, Portugal y Brasil, España y sus diferentes áreas lingüísticas, así como los distintos asentamientos donde vivieron los judíos sefarditas.
Ha documentado también la edición de numerosos trabajos discográficos, primero en formato de cassette, disco LP y más tarde CD, destinados a ofrecer al investigador y al amante de las fuentes los materiales de primera mano recogidos en sus trabajos de campo por amplias zonas de la geografía peninsular. En este apartado caben citarse entre otros: La tradición oral en la provincia de Zamora. Aliste (1989), Jerez de la Frontera (Cádiz) (1998), Cancionero Tradicional de Parla (Madrid) (2001), Cantares de Lines Vejo (Caloca – Cantabria) (2006) o Romances de Ronda en Castejón de Monegros (Huesca). Simeón Serrate Mayoral (2007).

No hay comentarios: